Doprimo

¿Cómo funcionan los repartidores de costes de calefacción?

Todos los repartidores de costes que se instalen deben estar fabricados de acuerdo con la norma UNE EN 834:1994. De acuerdo con dicha norma, los repartidores de costes de calefacción miden dos temperaturas:

- La superficie del radiador.

- La temperatura ambiente de la habitación donde el radiador está instalado.

Así, el medidor entiende que la calefacción está en marcha cuando la diferencia de temperaturas entre el radiador y la habitación es muy elevada, y cuanto más elevada sea esta diferencia de temperaturas, mayor será el esfuerzo del radiador por dotar a la habitación del confort deseado y por tanto el consumo será mayor.

Sin embargo, si la diferencia de temperatura ambiente de la habitación con respecto a la del radiador es pequeña (menos de 4ºC), el medidor entenderá que el radiador no está en funcionamiento.

Adicionalmente, el medidor diferencia entre verano e invierno, de modo que en verano (desde junio a septiembre), se entiende que la calefacción está en funcionamiento siempre que la temperatura del radiador supere los 40ºC, mientras que en invierno, se entiende que el radiador está en funcionamiento cuando supera los 29ºC.

en resumen y para simplificar, el repartidor de costes empieza a medir consumos cuando:

- La diferencia de temperaturas entre la superficie del radiador y el ambiente sea mayor de 4ºC.

- En verano, cuando la temperatura del radiador sea mayor de 40ºC, y en invierno, cuando sea mayor de 29ºC.

 La norma UNE EN 834:1994, además, muestra otras exigencias técnicas y de medición adicionales que tienen que ser respetadas por el dispositivo.

el valor de consumo reflejado por el repartidor de costes en su pantalla es, por tanto, un valor adimensional (no son kwh ni ninguna otra unidad física de energía) que debe ser corregido en función de varios coeficientes correctores (el factor K), todos ellos perfectamente definidos en la mencionada Norma UNE EN 834:1994.

Para la determinación de los factores de conversión K, cada fabricante de repartidores de costes tiene disponibles una base de datos de radiadores, marcas, fabricantes, características, etc. que son consultados por el instalador para determinar el consumo final de cada radiador.

Por tanto, el valor del factor K es único para cada radiador y cada repartidor, y sólo es válido para el repartidor específico que se instale. Dicho valor K está calculado por laboratorios homologados e independientes (están la mayoría en Alemania), quienes son los encargados de determinar, en condiciones ambientales y de funcionamiento, dichos valores. Por tanto, cada vez que sale al mercado un nuevo modelo de radiador, que no pueda equipararse a otros radiadores preexistentes, es preciso calibrar el repartidor de costes en ese radiador en estos laboratorios independientes.

¿Preguntas?

Todas las preguntas y respuestas:

Pulse aquí

Solicite presupuesto

Contacte con ista y solicítenos un presupuesto sin compromiso

Solicitar